Loading...

jueves, 30 de diciembre de 2010

La gran herejía y su raíz

«The next great heresy is going to be simply an attack on morality; and especially on sexual morality. And it is coming, not from a few Socialists surviving from the Fabian Society, but from the living exultant energy of the rich resolved to enjoy themselves at last, with neither Popery nor Puritanism nor Socialism to hold them back... The roots of the new heresy, God knows, are as deep as nature itself, whose flower is the lust of the flesh and the lust of the eye and the pride of life. I say that the man who cannot see this cannot see the signs of the times; cannot see even the skysigns in the street that are the new sort of signs in heaven.

The madness of tomorrow is not in Moscow but much more in Manhattan – but most of what was in Broadway is already in Piccadilly»

Gilbert Keith Chesterton | G. K.’s Weekly| June 19, 1926

lunes, 27 de diciembre de 2010

S.E. Don José María Arrizabalaga


Excmo. Sr. Don José María Arrizabalaga ArcochaCaballero de la Orden de la Legitimidad Proscrita,
en el Grado de Gran Cruz


Requiem æternam dona eis, Domine,
et lux perpetua luceat eis.
Requiescant in pace. Amen.

Se cumple hoy lunes 27 el trigésimo segundo aniversario del vil y cobarde asesinato de José María Arrizabalaga Arcocha, Jefe de las Juventudes  Tradicionalistas  del Señorío de Vizcaya, a manos de ETA, banda marxista y nacionalista antivasca y antiespañola.

S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón  le concedió a título póstumo la Gran Cruz de laOrden de la Legitimidad Proscrita .

Este mismo lunes 27, a las siete de la tarde, se celebrará la Santa Misa por Chema Arrizabalaga en Madrid (Reino de Castilla), en la capilla Santiago Apóstol (C/. Catalina Suárez 16. Metro Pacífico, salida Dr. Esquerdo, impares).





Ante Dios nunca serás héroe anónimo.Jaungoikoaren aurrean iñoiz ezera izango ez ezaguna.(Ordenanza del Requeté)
 
Mártires de la Tradición 
Los demandó el Honor y obedecieron,
los requirió el Deber y lo acataron,
con su Sangre la empresa rubricaron,
con su arrojo la Patria redimieron.

Fueron grandes y fuertes, porque fueron
fieles al Juramento que empeñaron.
Por eso como púgiles lucharon,
por eso como Mártires murieron.

Inmolarse por Dios fue su destino,
salvar a España su pasión eterna,
servir al Rey su vocación y sino.

¡No supieron querer otra Bandera!
¡No supieron andar otro camino!
¡No supieron morir de otra manera!

Nota: Las Unidades de los Ejércitos españoles, exceptuadas las de La Legión (que entona el Novio de la Muerte ), de Regulares (la Oración Regular ) y de Montaña (la Oración de las Tropas de Montaña ), han adoptado, y adaptado, este soneto como Palabras de Homenaje, dentro del solemne «Acto de Homenaje a los que dieron su vida por España».

Su título original es Mártires de la Tradición, y fue publicado por primera vez el 10 de Marzo de 1943, con motivo de la Fiesta de los Mártires de la Tradición española. Su autor es el poeta burgalés Don Martín Garrido Hernando, carlista, Voluntario del Tercio de Requetés «Burgos-Sangüesa» , a la edad de 40 años, ya casado. Falleció en 1984.




☩☩☩

domingo, 26 de diciembre de 2010

¡Feliz Navidad!


En estos días en que Dios vuelve a nacer en nuestros corazones, la Junta Regional de la Comunión Tradicionalista Carlista para Andalucía Occidental quiere desear a todos los carlistas andaluces, al resto de carlistas de nuestra geografía española y a los que se encuentran fuera de nuestras fronteras, que paséis unas muy Felices Pascuas de Navidad y que el año que entra venga cargado de paz, salud y prosperidad en todos los sentidos. A la Sagrada Familia de Belén nos encomendamos para que velen en todo momento por las familias españolas.

Tomemos como ejemplo los padres de familia la vida abnegada de San José. Que él nos ilumine y nos ayude en estos momentos de crisis a sacar adelante a nuestras familias con valor, con paciencia y con esperanza en un futuro que ponemos en sus manos.

Que la Santísima Virgen interceda por todos nosotros ante Dios, nuestro Señor, para que la alegría no falte nunca en nuestros hogares y para que sepamos educar a nuestros hijos con firmeza pero con el Amor que reinaba en aquél portalillo de Belén para que los enemigos de la Familia no encuentren en ellos terreno abonado para el Mal.

            Y que el Niño Jesús, Dios y hombre verdadero, guíe nuestros pasos en nuestras casas, en nuestros trabajos y en nuestros estudios. Que por obra del Espíritu Santo sepamos defendernos de los constantes ataques que sufre a diario la Familia Católica, y que Dios Padre, en Su infinita Misericordia nos dé fuerzas para llevar a cabo todos nuestros proyectos, ilusiones y esperanzas en el difícil año que se nos presenta por delante.
  A TODOS, Feliz Navidad y ahora más que nunca: ¡Viva Cristo Rey! Y ¡Viva España!.

Junta Regional de la C.T.C. para Andalucía Occidental

ENTREVISTA A MANUEL MARTORELL, GANADOR DEL XI PREMIO HERNANDO DE LARRAMENDI



JESÚS RUBIO . PAMPLONA .

Fuente: Diario de Navarra 

Manuel Martorell Pérez (Elizondo, 1953) es un periodista que colabora, entre otros medios, con Diario de Navarra.Pero también es un historiador que durante diez años ha investigado el carlismo en los años 40 y 50. "Comencé a trabajar con una revista llamada Montejurra que inició mi padre. Pero había tanta información que lo que iba a ser una tesis de periodismo acabó siendo de historia".

Enriquecida por informes policiales y testimonios directos, la tesis fue premiada por la Fundación Luis Hernando de Larramendi, que ha publicado la primera parte de la investigación (hasta mediados de los años 50) bajo el título Retorno a la lealtad . El desafío carlista al franquismo(Actas Editorial, 26 euros ). Ayer se presentó en Pamplona.
Libros como el suyo y Requetés,de Larraz y Sierra-Sesúmaga parecen reivindicar el carlismo.
El carlismo es un tema recurrente. Es un movimiento político muy complejo, de longevidad impresionante, el partido político más antiguo de Europa. Pero no se trata de que el carlismo esté de moda, sino que una parte de su historia, la de la Guerra Civil y el franquismo, no había sido contada. Sólo conocíamos la historia oficial, desde el punto de vista franquista. Pero un gran sector del carlismo no aceptó el decreto de unificación (el que les fusionó con Falange en 1937) y tras la guerra se enfrentó a la dictadura. Este periodo de los años 40 y 50 era una laguna histórica. Este trabajo intenta recuperar las actitudes, los sentimientos, las posiciones políticas de esos carlistas que no aceptaron el régimen franquista como algo que se identificara con su forma de pensar.
¿Fueron mayoría?
La inmensa mayoría. Les llamaban javieristas o falcondistas, por Javier de Borbón-Parma o por su delegado nacional, Manuel Fal Conde. De hecho, los que se integraron en el régimen quedaron marginados en la reconstrucción del partido tras la Guerra Civil.
Dice en el libro que fueron perdedores en el bando de la victoria.
Los testimonios dejan entrever un sentimiento de amargura, de frustración. Incluso hay quien reniega de haber participado en la guerra. Muchos otros requetés consideraban que habían cumplido con su deber, pero creían que el resultado político de la guerra no tenía que ver con su principios. Quienes aceptaron el decreto y ocuparon cargos públicos quedaron al margen de la nueva Comunión Tradicionalista Carlista .
No podía ser fácil la unificación con Falange.
Objetivamente, no era posible. La ideología fascista es incompatible con el pensamiento tradicionalista. Para el fascismo el centro del poder es el estado; para un sistema tradicionalista son los derechos históricos, los fueros que hacen que cada región se gobierne según tradiciones antiguas. Pero además no se produce tal unificación, sino que algunos sectores del carlismo aceptan un decreto de una Junta Militar en una circunstancia tan extraordinaria como una guerra. Y lo hacen violentando las normas de funcionamiento del partido y sobre todo de espaldas a la mayoría de los militantes carlistas, que estaban en los frentes.
Cuando terminó la guerra, ¿cuál fue su estrategia?
El carlismo hizo un análisis del franquismo muy semejante al de la oposición republicana: era un régimen aislado, que al aliarse con Hitler y Mussolini se había puesto en frente del mundo. Terminada la Guerra Mundial, el carlismo creía que Franco caería como fruta madura. En ese sentido, la Comunión Tradicionalista se postulo como alternativa para que, a través de un sistema monárquico de carácter católico y representativo, con similitudes a a la monarquía inglesa, España se reconciliara con la Europa que venció al fascismo.
Sin embargo, Franco no cae.
No, y el carlismo entra en una depresión política, queda paralizado. Sólo la Guerra Fría explica que un régimen aislado en 1946 y 1947 sea apoyado pocos años después por las mayores potencias, por el Reino Unido y EE UU. Esa reconciliación con las grandes potencias consolida a Franco y la estrategia de enfrentamiento del carlismo deja de tener sentido. Debatieron qué estrategia seguir y una de las líneas es la de los partidarios de acercarse al régimen, que ya no tenía la dureza de años atrás.
Sin embargo, el carlismo pagó ese enfrentamiento con Franco. Cita a historiadores que dicen que lo pasó peor que en la República.
En la República, a pesar de multas y persecución, siempre se mantuvo como organización legal. Pero Franco quiso hacer desaparecer de la faz de la tierra el carlismo como movimiento político. Adaptó elementos de carácter simbólico, como el himno, la bandera o la guardia personal pero el sistema político franquista no tenía nada que ver con el carlismo.
¿Qué herramientas usaron los carlistas en su oposición?
Abrían círculos carlistas con tapaderas legales, hacían panfletos, organizaban manifestaciones. Llegaron a tener bastante actividad, aunque eran francotiradores. No tenían existencia legal, ni sedes de partido ni coordinación. Funcionaban de forma autónoma. Esas actividades unas veces eran prohibidas y otras toleradas por circunstancias especiales, ya que el carlismo gozó de la protección de algunos generales que habían ganado sus batallas gracias en parte a los requetés. Por eso se archivaron situaciones que hubieran acabado con condenas a muerte, como el enfrentamiento a tiros de 1945 en la Plaza del Castillo.
¿Qué ocurrió?
Ya el 21 de octubre de 1939, cuando se trasladaron los restos mortales del general Sanjurjo desde Lisboa hasta Pamplona se produjo un momento de gran tensión. Cuando salieron las autoridades al balcón de la Diputación, la gente comenzó a reclamar la presencia de Fal Conde, que fue recibido con gritos de "Viva El Rey". Un informe de una dirigente de la Sección Femenina, Amor Valladares, describe una ciudad en la que no había camisas azules, en la que todo eran boinas rojas y gritos de "Viva el Rey". Incluso señala que un teniente de regulares al que se le ocurrió gritar "Viva Franco" fue apaleado por varios requetés. Acaba su informe diciendo que "quiera Dios que no lamentemos lo que ha ocurrido hoy".
Se lamentó en 1945, entiendo.
Desde 1939 hasta el 3 diciembre de 1945 hay un enfrentamiento ascendente entre el carlismo y la dictadura. Fue una estrategia para derribar a Franco y sustituirlo por una monarquía tradicional, que tuvo su punto culminante en una manifestación en la Plaza del Castillo, paralela a otra que se celebró en Valencia en la que también hubo incidentes y disparos al aire. En Pamplona el gobernador civil bloqueó las carreteras, hizo que los trenes pasaran de largo, distribuyó policías secretas por toda Navarra e incluso se apagaron las luces para que no se pudiera usar la megafonía. En el mitin apareció la Policía Armada, que pidió a la gente que se disolviera. Sonó un disparo, la policía cargó y los carlistas dispararon. Hubo cuatro policías heridos de gravedad y otros cuatro o cinco heridos por los golpes. La ciudad quedó acordonada y se detuvo a 200 personas. Se dice que la gente huía del Círculo Carlista, en la propia Plaza del Castillo, por los tejados. Allí se encontraron armas de todo tipo, incluso cartuchos de dinamita. Se abrieron dos consejos de guerra pero al final no pasó nada. Hubiese sido un escándalo que el franquismo hiciera un consejo de guerra a quienes le habían ayudado a ganar la guerra.

jueves, 23 de diciembre de 2010

Hijos de Santiago, grandes son los Tercios

Ventana externa

Hijos de Santiago, grandes son los Tercios
Oponiendo picas a caballos,
enfrentando arcabuces a piqueros,
con el alma unida por el mismo Clero:
¡Que la sangre corra protegiendo el Reino!

Aspa de Borgoña, flameando al viento,
Hijos de Santiago, grandes son los Tercios,
Escuadrón de Picas, flancos a cubierto:
¡Solo es libre el hombre que no tiene miedo!

Lucha por tu hermano, muere por tu Reino,
vive por la paz en este gran Imperio,
nunca habrá derrotas, si nos hacen presos:
¡Solo tras de muertos capitularemos!

La gola de malla, chaleco de cuero,
peto y espaldar me guardarán del hierro,
levantar las picas, con un canto al Cielo:
¡Nunca temeré si va en columna el Tercio!

“Himno de Los Tercios”Composición, Derechos y Propiedad de: Daniel Sánchez de la Hera

lunes, 20 de diciembre de 2010

“Y tira y tumba y tira al liberal” – Canción tradicional en vascuence, traducida al castellano

Ventana externa

“Y tira y tumba y tira al liberal” – Canción tradicional en vascuence, traducida al castellano
Viva, Viva, Viva, gure Jaungoikua!
Viva, Viva, Viva, Aita Erromakua!
“Viva, Viva, Viva nuestro Señor de lo Alto,
Viva, Viva, Viva el Santo Padre de Roma”

Eta tira eta tunba eta tira beltzari,
eta tira eta tunba eta tira beltzari!

“Y tira y tumba y tira a los liberales,
y tira y tumba y tira a los liberales”
Viva gure Fedia Españiyakua!
Viva Don Karlos eta jende bertakua!
“Viva nuestra Fe de España,
Viva Don Carlos y la gente de él”

Eta tira eta tunba...
Viva Karlos Setimo, Doña Margarita,
laster ikusiko dira Tronuan jarrita!
“Viva Carlos VII, Doña Margarita,
que pronto los veremos en el Trono”

Eta tira eta tunba...
Aita Santuak berak Koroia ezarrita,
Frantziako arraian haraño etorrita!
“El Santo Padre les colocará la Corona,
que desde la frontera de Francia vendrá”

Eta tira eta tunba...
Karlosek esan ei dau Begoña ganean;
laster sartuko dala Madrilgo kalean!
“Que Carlos ha dicho encima de Begoña;
que pronto entraremos en las calles de Madrid”

Eta tira eta tunba...
Ikusi gura neuke bere entradia,
Madrilgo txankameien ariñeiketia!
“Ya me gustaría ver su entrada en allí,
para ver cómo corren las piernas flacas de los [‘cortesanos’] madrileños”

Eta tira eta tunba...
Viva Karlos Setimo eta Margarita,
Españan agintzeko zer pare polita!
“Viva Carlos VII y Margarita,
vaya pareja más bonita para mandar en España”

Eta tira eta tunba eta tira beltzari,
eta tira eta tunba eta tira beltzari!

“Y tira y tumba y tira a los liberales,
y tira y tumba y tira a los liberales”
Jaungoikua, Sorterria, Foruak, Errege  Dios, Patria, Fueros, Rey

lunes, 13 de diciembre de 2010

La defensa de la Verdad y la Justicia en las Españas áureas: la Santa Inquisición

"Sí, en verdad: la sociedad moderna sólo ha conservado las partes más opresivas e ignominiosas de la función policíaca: saquea al pobre y vigila cautelosamente al infortunado. En cambio, ha abandonado lo más noble de la función: el castigo de los traidores poderosos, en el Estado, y, en la Iglesia, el de los herejes poderosos. Los modernos dicen que no se debe castigar al hereje. Y yo me pregunto si tendremos derecho para castigar, fuera de los casos de herejía".

(Gilbert K. ChestertonEl hombre que fue jueves)

"El que admite que la herejía es crimen gravísimo, y pecado que clama al cielo y que compromete la existencia de la sociedad civil; el que rechaza el principio de la tolerancia dogmática, es decir, la indiferencia entre la verdad y el error, tiene que aceptar forzosamente la punición espiritual y temporal de la herejía, tiene que aceptar la Inquisición. Ante todo hay que ser lógicos, como a su modo lo son los incrédulos que miden todas las doctrinas con el mismo rasero, e inciertos de su verdad, a ninguna consideran digna de castigo. Pero hoy es frecuente defender la Inquisición con timidez y de soslayo, con atenuaciones doctrinales, explicándola por el carácter de los tiempos (es decir, como una barbarie ya pasada), confesando los bienes que produjo (es decir, bendiciendo los frutos y maldiciendo el árbol)..., pero nada más. Ni ¿cómo habían de sufrirlo los oídos de estos tiempos que, no obstante, oyen sin escándolo ni sopresa las leyes del estado de sitio y de consejos de guerra? ¿Cómo persuadir a nadie de que es mayor delito desgarrar el cuerpo místico de la Iglesia y levantarse contra la primera y capital de las leyes de un país, su unidad religiosa, que alzar barricadas o partidas contra tal o cual gobierno constituido? Desengañémonos: si muchos no comprenden el fundamento jurídico de la Inquisición, no es proque él deje de ser bien claro y llano, sino por el olvido y menosprecio en que tenemos todas las obras del espíritu , y el ruin y bajo modo de considerar al hombre y a la sociedad que entre nosotros prevalece. Para el economista ateo será siempre mayor criminal el contrabandista que el hereje. ¿Cómo hacer entrar en tales cabezas el espíritu de vida y de fervor que animaba a la España inquisitorial? Cómo hacerles entender aquella doctrina de Santo Tomás: " Es más grave corromper la fe, vida del alma, que alterar el valor de la moneda con que se provee al sustento del cuerpo".

(Marcelino Menéndez PelayoHistoria de los Heterodoxos Españoles , tomo II)

Libro recomendado: Juicio a la Inquisición española. Jean Dumont  En la Librería Católica AQUÍ 

domingo, 12 de diciembre de 2010

Crónica de la presentación de “Requetés” en Sevilla

          Luis Hernando de Larramendi, José Herrera, Sixto de la Calle y Manuel Chacón-Manrique de Lara  En la tarde del pasado viernes, día 3 de diciembre, tuvo lugar en el Hotel NH de Viapol, en Sevilla, y con gran concurrencia de público asistente, la presentación oficial del libro “Requetés: de las trincheras al olvido”; escrito porPablo Larraz Víctor Sierra y publicado por La Esfera de los Librosbajo el patrocinio de la Fundación Ignacio Larramendi.

            En el acto participaron D. Luis Hernando de Larramendi Martínez, (Vicepresidente de la Fundación Ignacio Larramendi), D. Sixto De la Calle Jiménez, (Requeté excombatiente delTercio de Ntra. Sra. De la Merced de Jerez de la Frontera), D. José Herrera Sánchez, (Requeté excombatiente del Tercio de la Virgen de los Reyes de Sevilla) y nuestro Tesorero Regional, D. Manuel Chacón-Manrique de Lara y Castilla que, en sustitución de D. Domingo Fal-Conde Macías, ausente por enfermedad, ofició como presentador del acto.

            La intervención del Sr. Hernando de Larramendi se centró en las diferentes vicisitudes por las que se ha pasado hasta lograr la publicación de la obra, la calidad de la misma y la posibilidad de editar un segundo volumen, (hay material sobrado para ello), en vistas de la enorme aceptación que está teniendo por parte de afiliados y simpatizantes.

            Don Sixto de la Calle y Don José Herrera hicieron repaso por sus vivencias particulares como integrantes de los Tercios de Requetés más significativos de Andalucía durante la Cruzada; explicando con detalle los momentos de riesgo y sacrificio que vivieron durante esos años. Hicieron igualmente una semblanza del requeté mártir Antonio Molle Lazo, cuyo proceso de beatificación ha tomado nuevo impulso en los últimos tiempos.

            El acto finalizó con un llamamiento por parte de nuestro Tesorero hacia los presentes a acudir a la próxima inauguración del “Círculo Cultural Carlista Virgen de los Reyes”, que tendrá lugar (D.M.) el próximo Sábado día 18 del corriente mes en la ciudad de Sevilla, agradeciéndose igualmente la presentación del libro al Sr. Hernando de Larramendi y homenajeándose con un sonoro y prolongado aplauso a los dos Requetés excombatientes que nos acompañaron en tan solemne acto. Tras la gran ovación se entonó el “Oriamendi”, se presentó igualmente el Ideario y Programa Político Actualizado de la C.T.C. y los miembros de la mesa firmaron cuantos libros adquirieron los asistentes.

Ofrecemos a continuación una serie de fotografías del acto (pinchar sobre ellas para ampliarlas):
D. José Herrera Sánchez durante su intervención 
Los dos veteranos de la Cruzada     
D. Sixto de la Calle, con una imagen del Requeté sevillano a su derecha
Vista del público asistente
Una de las bellas imágenes que se proyectaron durante el acto
Cantando el Oriamendi 

miércoles, 8 de diciembre de 2010

Hoy: La Inmaculada Concepción, patrona de España

 

Lo habitual en esta bitácora, en este día, es recordar el milagro de Empel . Este año transcribo un texto que un comentarista anónimo dejó el año pasado y que me parece extraordinario. Quien quiera leer el milagro de Empel (lo recomiendo vivamente por ser uno de esos momentos tan fundamentales y tan desconocidos de la historia de nuestra patria, que deja totalmente patidifuso al que lo lee) que pinche aquí .


Amamos nuestro Dios y Señor.
Amamos nuestra Patria y sangre españolas.
Amamos nuestras leyes de cristianos y hombres libres.
Amamos nuestra Monarquía, templada y fuerte, prudente y justa. A la española.
Por Santa María Inmaculada, en pie caballeros; se nos ha concedido un tiempo. Y este es nuestro tiempo. Para alcanzar la gloria que es Dios. 
Tiempo del gran testimonio, del Testigo Veraz, hijo de tan Gran Señora.
¿Tembláis? Que tiemblen los demonios. Yo y mi familia estamos por Dios. 
Que más vale morir en el combate, que ver el exterminio del santuario y de la nación.
En Santa María Inmaculada

domingo, 5 de diciembre de 2010

Políticos católicos


Somos -dijo D. Francisco Navarro Villoslada- "Católicos antes que políticos, católicos sobre todo; y políticos sólo por la necesidad de defender al catolicismo en ese terreno que es hoy el campo de batalla escogido por nuestros enemigos".

En "La juventud católica", en "El Pensamiento Español" de 7 de enero de 1869.

sábado, 4 de diciembre de 2010

Los tercios españoles y los cruzados del siglo XIX


TRADICIÓN IMPERIAL Y GUERRA SANTA CONTRA NAPOLEÓN

La Guerra de la Independencia contra Napoleón está cuajada de episodios heróicos, protagonizados por nuestros guerrilleros, nuestros soldados regulares y nuestro pueblo, todo él puesto en pie de guerra. Lo que causa admiración, siglos después, es que toda la sociedad española -a excepción de la minoría de traidores colaboracionistas- se movilizó a una, socorriéndose solidariamente los unos a los otros, todos prestos en tomar las armas o ayudar a la lucha contra los invasores; o sea, contra la revolución corruptora que traía Napoleón y su plebeya soldadesca. Desde el niño hasta la anciana, desde el hidalgo hasta el matarife, todos los españoles ardían en una pasión: la defensa de la Patria invadida, la defensa de nuestro estilo de vida.

Las historias de guerrilleros son, más o menos, famosas y hay mucha literatura sobre aquellas partidas de bravos corsarios de la tierra y la serranía. Lo que pocos conocen son algunos episodios que, sin dejar de ser heróicos, fueron a la vez una muestra que a los ojos modernos podría ser considerada estrafalaria y quijotesca. Consideremos dos casos.

LOS TERCIOS REVIVEN: LA LEGIÓN DE LOS LEALES EXTREMEÑOS

El escocés Juan Downie creó, para combatir a los napoleónicos, lo que se llamó la Legión de los Leales Extremeños que se batieron bravamente contra las tropas de Bonaparte, así lo hicieron en Arroyo-Molinos. Lo singular de estos aguerridos españoles que lucharon bajo las órdenes del escocés es que, siguiendo la ocurrencia de su jefe Downie, estos guerreros vestían con calzas, jubón y ropa de colores blanco y encarnado, bonete y capa corta; tal y como los Tercios Españoles, armándose con lanzas, espadas y pistolas a la guisa de los Siglos de Oro (XVI-XVII) cuando eran hombres de principios del siglo XIX. Algunos españoles coetáneos, atendiendo a este raro caso de la Legión de Downie, pensaron que: "Quien se vistiese a la española antigua llamaría precisamente a la memoria los hechos gloriosos de los antiguos españoles". Considerábase que bien se podrían revivir las hazañas de los Tercios Españoles en Italia y Flandes, recreando los espíritus al vestirse tal y como vestían aquellos soldados invictos y gloriosos que asombraron al mundo. Pero, a pesar de que algunos contemporáneos celebraron la ocurrencia, otros -como siempre, los que se las daban de más modernos- encontraron suficiente motivo en aquellos trajes para reírse de los legionarios de Downie, que de tal modo y tan anacrónicamente iban vestidos.

CRUZADOS DEL SIGLO XIX: LOS VOLUNTARIOS DEFENSORES DE LA FE Y DE LA PATRIA

Otro caso similar fue el de los Voluntarios en Defensa de la Fe y de la Patria. Fue D. Manuel Jiménez Guazo quien creó lo que denominó así, y fue conceptuado como un "cuerpo de cruzada", con autorización de la Regencia, cosa que tuvo que tener fácil dado que había demostrado su arrojo en Madrid, cuando las jornadas del 2 de Mayo y era oficial de la Secretaría del Estado. D. Manuel publicó un manifiesto el 1 de enero de 1810 en que decía:

"Amada Patria, madre de los héroes, que en las escarpadas y casi inaccesibles montañas de Jaca, Asturias y Cantabria conservaron sus leyes, su religión e independencia".


D. Manuel Jiménez Guazo contó con el apoyo del obispo de Sigüenza y otros eclesiásticos para prácticamente declarar Santa Cruzada la lucha sin cuartel contra los impíos napoleónicos. Fueron 400 los voluntarios que formaron en las filas de este Cuerpo de Cruzada, peleando con una asombrosa valentía en la Serranía de Ronda. Lo que admiraba en D. Manuel Jiménez Guazo eran sus grandes mostachos, el espadón que llevaba al cinto (como si fuese un caballero andante)... Y la cruz que llevaba cruzándole el pecho, tal y como los cruzados. Los espíritus más modernos y liberales se mofaban de las formas de D. Manuel, pero era difícil regatearle la fuerza y el coraje con que se batían esos cruzados que él había reclutado y puesto bajo sus órdenes.

En aquel manifiesto, D. Manuel Jiménez Guazo demostraba que había entendido -pese a las chanzas de los liberales- el verdadero espíritu maligno de la invasión napoleónica, y por ello se apresuró a ofrecerle guerra reviviendo la época de las Cruzadas. En dicho manifiesto exhortaba a los españoles así:

"Ínclitos españoles, porción preciosa del rebaño de la Iglesia, encended en vuestros pechos un fuego sagrado, un furor religioso, que os incite a una ejemplar venganza, a un digno castigo; protestad a la faz del Universo que detestáis el ocio femenil, el placer falaz, el criminal recreo, y no volveréis a vuestros hogares ni os restituiréis al seno de vuestras familias hasta exterminar del suelo ibero los enemigos de Dios y de los hombres".


El que animaba a los Voluntarios de Guazo era un espíritu contra-revolucionario, infundido por el fogoso caballero español en su hueste de voluntarios, conjurados todos en masacrar a las infames y flamantes tropas francesas. El espíritu de la Legión de Downie parece más bien que era una romántica admiración -de tono historicista- por el pasado más espléndido de España: el del Imperio de Felipe II. De todas formas, ambos son ejemplos de la capacidad que tiene el pasado -y la Tradición- para reaparecer en los momentos de crisis de la Patria.