Loading...

domingo, 17 de mayo de 2009

Efemérides de las raíces cristianas de España y Europa

Los días 8 y 9 de mayo son dos fechas que evocan dos aniversarios que conviene no olvidar si queremos indagar nuestra esencia -nuestras raíces-; algo fundamental para acertar en la acción política.

Ignorar dichas raíces nos avoca a dar palos de ciego en todos los órdenes: social, económico, político, etc., haciendo inviable cualquier proyecto basado en la unidad, la justicia y la solidaridad. Dichas fechas evocan el nacimiento de España como nación y la fundación de la Unión europea. En ambos casos, por iniciativa de dos grandes católicos.El 8 de mayo del año 589, durante la celebración del III Concilio de Toledo, el Rey Recaredo constituyó la unidad religiosa de España que fue la base de su unidad civil. Desde este momento quedó estabilizada la nación española. La Iglesia Católica, que había unido primero al pueblo hispano romano por la profesión de una misma fe, unía ahora al pueblo e instituciones en una unidad de régimen temporal. Desde entonces quedó políticamente constituida la nación española independiente y personal (suspendida, con la interrupción que produce la invasión mora y la interceptación de las vías de comunicación de Navarra, el alto Aragón y Cataluña).

El 9 de mayo de 1950, Robert Schuman, jefe del gobierno francés, realizó la declaración que dio pie a la construcción europea, abriendo una nueva vía de relaciones internacionales basada en la negociación política. Schuman presidió entre 1958 y 1960 el Parlamento Europeo y desde las instituciones fue, como lo definió el Papa Pablo VI “un infatigable pionero de la unidad europea”, para el que el catolicismo no era solo una fe sino una doctrina social, pensamiento que tuvo mucha incidencia en su labor política, que él entendía como prolongación de su apostolado.

Son dos fechas para no olvidar. Dos personajes -cada uno de su tiempo- para recordar. Dos muestras de las raíces cristianas de España y Europa, que constituyen su ADN singular. Pero sobre todo, un ejemplo más de que la actividad política es compatible con la fidelidad a los valores cristianos.

Santiago Milans del Bosch

1 comentario:

  1. LAS RAICES CRISTIANAS DE EUROPA LAICA: En las provincias greco romanas, el cristianismo se inició como un movimiento laico: La Epístola apócrifa de los Hechos de Felipe, expone al cristianismo como continuación de la educación en los valores de la paideía griega, que tenía como propósito educar a la juventud en la virtud (desarrollo de la espiritualidad) y la sabiduría (cuidado de la verdad), mediante la práctica continua de ejercicios espirituales (cultivo de sí), a efecto de prevenir y curar las enfermedades del alma. El educador utilizando el discurso filosófico, más que informar trataba de inducir transformaciones buenas y convenientes para si mismo y la sociedad, motivando a los jóvenes a practicar las virtudes opuestas a los defectos encontrados en el fondo del alma, a efecto de adquirir el perfil de humanidad perfecta (cero defectos). El apóstol Felipe introdujo en los ejercicios espirituales la paideia de Cristo a fin de alcanzar la trascendencia humana (patente en Cristo) y la sociedad perfecta (Reino de Dios). A partir de entonces, los pueblos helénicos tomando a Cristo como ejemplo de lo que es la trascendencia humana, lo siguieron no como Dios, sino como hombre, a fin de alcanzar los fines de la paideia (la supra humanidad); por ello lucharon por helenizar el cristianismo estructurando la fe conforme a la razón. Tarea a la que se avocaron: San Basilio, San Gregorio, San Agustín y San Clemente de Alejandría (utilizando el pensamiento de los filósofos greco romanos: Aristóteles, Cicerón, Diógenes, Isócrates, Platón, Séneca, Sócrates, Marco Aurelio,,,),. Lo cual propició el choque entre culturas ante la oposición radical e intransigente de los príncipes de la sinagoga al uso de la razón en cuestiones sagradas tendente a evitar que se criticara el profetismo judío y se helenizara el cristianismo para mantenerlo sujeto a la Sinagoga. Desde entonces el talón de Aquiles de la doctrina de la Iglesia ha sido el profetismo judío y el fideísmo bíblico, al abrogar la enseñanza sobre el uso de la razón en cuestiones de fe que Cristo había revelado metafóricamente al ciego de nacimiento (Jn IX, 39), para hacer un juicio justo de nuestras creencias a fin de encontrar la verdad que nos liberara de las falsas certezas de la fe que nos mantienen ciegos__ Provocando en los pueblos cristianos la estulticia generalizada y la entronización del oscurantismo, al olvidar las raíces helenistas de nuestra cultura; lo cual ha convertido las Iglesias en sinagogas, los sacerdotes en rabinos, los cristianos en siervos del gobierno mundial judío, y el judeo cristianismo en religión basura. Así el movimiento cristiano dejó de ser laico y dejó de perseguir los fines últimos de la educación en la paideía; y por ello, no hemos alcanzado la sociedad perfecta ni la trascendencia humana. P Hadot: Ejercicios Espirituales y Filosofía Antigua. Ed. Siruela. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar