Loading...

lunes, 17 de marzo de 2008

"Soy un pecador horrible"

Una charla con el 'cura Carlos', propuesto para Hijo Predilecto de la Ciudad

De diez a dos de la tarde está abierto a diario el archivo de la parroquia de San Marcos, donde siempre anda el cura, escuchando al pobre y castigándose el pulmón con un 'pall-mall' tras otro, lo que no le preocupa demasiado. El cura Carlos puede dejar de fumar en el momento en que quiera. Un envidiable don divino, que se diría. El hombre está extraordinariamente igual que siempre. 

"¿Sabe? Antes, cuando me preguntaban cómo estoy, decía: 'Alabando a Dios'. Pero ahora les digo: 'Muy bien, pero sin entrar en detalles'.

MODESTIA APARTE. Es estos días noticia el padre Carlos González García-Mier por la iniciativa de la Asociación de Antiguos Scouts de que el municipio le honre con la distinción de Hijo Predilecto de la Ciudad. Pero Carlos saca su modestia y dice que con servir a Dios tiene ya bastante, que no quiere ni calle ni monumento; simplemente, pasar como un ciudadano cualquiera que cumple con su obligación. "Lo que pasa -dice- es que también hay gente que le gusta formar estos alborotos, pero no tiene importancia. Todo el mundo ha hecho cosas, pero no se cuentan… Bueno, los políticos sí lo pregonan, aunque sea ésa su obligación, la de hacer cosas". 

Le recuerdo al cura Carlos el 'piropo' que le han dedicado en una de las puertas del templo. No le da ninguna importancia. "Alguien que dejó allí su firma. Yo quiero a todo el mundo. El amor es gratis. Es más, en una calle me pusieron un letrerito y yo todos los días que paso por esa calle pido por ellos, porque dice el Evangelio: Amar a los que os aman, amar a vuestro servidor. Y además, ¿qué importancia tiene?"

LOS DUROS AÑOS. Su hermana Mercedes, a la que todos conocemos por su locuacidad, cree que el cura Carlos no es solamente éso, 'el cura', que muy pocos saben de aquellos duros años de su hermano y sus grupos de scouts en Cuartillo, sacrificando tiempo y descanso, cuando levantaron con muchísimo esfuerzo aquellas viviendas protegidas que suplieron a las casas de adobe y chozas. Porque no hay que olvidar que Carlos fue un pionero del escultismo. Aquí y en Sevilla. Este hijo de un escribiente de bodega tiene sangre jerezana y montañesa. Nació en 1927, el mismo año que se levantó el Sanatorio de Santa Rosalía y en el que tuvo mucho que ver la generosidad de doña Micaela González Parada y su tío el fraile Carlos. Los condes de Garvey y, más tarde, los Ruiz-Mateos, hicieron el resto. Carlos convivió en su infancia con los frailes en su propia casa. Luego le sobrevino la llamada. "Estaba en Madrid para estudiar ingeniero de caminos. Todos los días iba a La Milagrosa y un día me dijo el Señor: 'Tú lo que tienes que hacer es meterte a cura'. Los compañeros no se lo creyeron: 'Tú vas a durar muy poco'. Y el Señor me ha dado la perseverancia. Esto es una cosa por la fuerza de Dios, una cosa admirable, mire usted, algo que se queda uno con la boca abierta".

LA POLÍTICA. Desde entonces hasta hoy. Ahora, un día sí y otro también atendiendo al necesitado. "Si usted estuviese un día bajo la mesa escuchando... Esto es tremendo, gente pidiendo, que viven en una precariedad máxima. Que conste que yo todos los días pido por los gobernantes. Lo dice la carta de San Pedro. Y pedía por Nerón. Yo pido por ellos, sean del color que sean. Esas son mis intenciones: la primera, por la iglesia, la segunda, por los gobernantes, siempre, siempre y después, por 'ti y tu tía Paca'. Pero después, no sé... quizás no vivan la realidad o les engañen… Pero no puedo hacer juicios de intenciones. Puedo decir lo que veo, pero no enjuiciar. Eso es pecado. Pero están equivocados. Si en Jerez hay 20.000 parados, no me diga usted que han aumentado 500.000 empleos… Si me dice que no dejan a nadie atrás, yo le puedo enseñar un montonazo de personas que cada día van a la parroquia y están marginadas. Y me quedo espantado de que estas cosas se digan. Y peor, que la gente se lo crea. Qué animales somos".

EL CEPILLO. Luego está el problema de las limosnas. Dice el cura que eso de que los hombres de la sotana nunca pierden y siempre ganan o que los santos no comen pero dan de comer es pura habladuría. La gente no es muy generosa. "Ha bajado muchísimo. Al haber menos cristianos, falta la virtud de la generosidad, del amor al prójimo. Esto está clarísimo. Ha bajado muchísimo la cuestión de la aportación, tanto para la Iglesia como para los pobres. Menos mal que hay personas, que no muchas, que aportan bastante. ¿A que no sabe para qué se inventaron las monedas de 1, 2 y 5 céntimos? Para echarlas en la iglesia. Mire que yo administro lo mejor que puedo. Alguna vez me equivoco. Claro que sólo se equivocan los que hacen algo. Un señor que esté todo el día en el casino no se equivoca nunca, a ese se le ha dado sólo el poder criticar, murmurar… Bueno, en Jerez no se dice criticar ni murmurar; se dice comentar. Pero la verdad es que hay muchas diferencias, muchísimas. Soy economista. Estudié Política Económica con Figueroa. Si una política económica es la que se ha estado llevando hasta este momento de liberalismo económico, es un capitalismo agudo, horrible. La cantidad de bancos que afloran, la cantidad de capital en pocas manos... El capitalismo es aberrante. Y me choca a mí que un poder que se llama social aumente de esta manera el capitalismo aberrante. Me parece horrible. De ahí parte el problema".

Y LOS 'ESPECIALISTAS'. Treinta y cuatro años ha cumplido el cura Carlos al frente de la parroquia. Dice que es el "auxilio del Señor" lo que le da aún fuerzas a sus 81 años. "Yo he hecho todo lo que he podido. No soy perfecto. Soy un pecador horrible, pero para eso precisamente estoy en la iglesia. Porque, ¿quién va a ir al oncólogo? El que padece cáncer. El que no lo tiene no va, o el que lo tiene y no lo sabe, tampoco. Y el que lo tiene y no le da la gana de saberlo, igual. ¿Jesucristo a qué viene? A los pecadores. Ocurre lo mismo. Es como el señor que no le da la gana de ir al especialista. Y como el único especialista en el pecado es Jesucristo, pues ya está".

-¿Qué hará ahora? 

- Pues, ¿qué hora es? Hora de alabar a Dios. Pues eso es lo que hay que hacer. Ahora y por la tarde también.

No hay comentarios:

Publicar un comentario