Loading...

martes, 29 de enero de 2008

Petición de “descongelación” del tema dinástico

9 de noviembre de 2007. Círculo Cultural Aparisi y Guijarro. Conmemoraciones. Celebración del día de san Carlos Borromeo. Discurso de don José Miguel Orts Timoner
EN EL DÍA DE LA DINASTÍA LEGÍTIMA

Los carlistas valencianos solemos dedicar al recuerdo de nuestros Reyes nuestra particular fiesta de la Epifanía del Señor: el Día de la Monarquía Tradicional, que va unida a la connotación de la legitimidad de origen y de ejercicio. Este año iniciamos la celebración del patrono onomástico de casi todos los titulares de la Corona de la rama carlista: San Carlos Borromeo, aunque para poder reunirnos más cómodamente en nuestro flamante Círculo nuevo, hayamos esperado al viernes, 9 de noviembre.

Aún perduran en la memoria las imágenes de la Plaza de San Pedro del Vaticano llena de españoles para agradecer a Dios y al Papa la beatificación de los Mártires de la persecución religiosa. Banderas rojigualdas y blancas con la cruz de San Andrés, boinas rojas, pancartas con lemas santos… Emociones inolvidables para los que estuvisteis allí y para quienes tuvimos que conformarnos con la televisión, aunque fuera la polaca…

Las autoridades españolas limitaron su representación a la ineludible del Ministro de Asuntos Exteriores. La Zarzuela, brilló por su ausencia. Ni siquiera enviaron a un pariente de segunda. En cambio, en la tribuna de autoridades, entre monseñores y príncipes pontificios, pero sin la relevancia mediática que merecía, estaba alguien querido y respetado, cuya proximidad a los peregrinos de a pie echaba de menos hace unos días en “Avant” Jesús Blasco, nuestro candidato por Valencia en las últimas elecciones.

Las palabras de Blasco ponían de manifiesto un sentimiento muy evidente en el pueblo carlista: el de orfandad dinástica. Simplemente ese hecho justifica en parte las dos jornadas dedicadas a la memoria de Don Javier de Borbón por la CTC de Valencia, con destacada participación de correligionarios de otras partes de España.

Por ello en el XXX aniversario del fallecimiento de quien fue el último Rey de casi todos los carlistas,desde Valencia se pidió la “descongelación” del tema dinástico por parte de la CTC, variando así el consenso de 1986. En ello nos va el futuro. La excepcionalidad de una comunión de leales a una Familia Real muerta no se puede prolongar más. Los carlistas no queremos ser “carlistólogos”, ni que nuestras cosas sean asunto de archivos y museos. Tenemos vocación de política viva.

Solicitamos, pues, de la Junta de Gobierno que se den los pasos oportunos para tomar los contactos pertinentes con la Familia Real para intentar seriamente recomponer el pacto Dinastía-Pueblo, que dé sentido a nuestro esfuerzo para que “venga el Rey de España a la Corte de Madrid”, como reza nuestro Himno.

Esta petición, reiterada ya, no es de ejecución fácil, ni por la voluntad política de todos los sectores de la CTC ni por la disponibilidad e idoneidad de los Príncipes potencialmente aptos y teóricamente interesados. Pero al menos que no quede sin efecto la empresa por falta del empuje necesario de los representantes y dirigentes del pueblo carlista.

Roguemos a San Carlos Borromeo y a los beatos carlistas que bendigan nuestros afanes y remuevan obstáculos para que el Carlismo tenga futuro como Comunión de hombres libres encabezados por la Dinastía Legítima.

José Miguel Orts Timoner

Valencia, 9 de noviembre de 2007

Manifiesto de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón (17-VII-2001)

En esta fecha en que mi padre, en nombre de mi tío abuelo el Rey Don Alfonso Carlos, dio la orden al Requeté de sumarse al Alzamiento Nacional, cumplo con mi deber de dirigirme a vosotros de nuevo para llamaros a cerrar filas en torno a nuestra Comunión Tradicionalista, medio providencial que ha garantizado y ha de asegurar la continuidad y restauración de Las Españas.

En mi Manifiesto del día de Santiago Apóstol de mil novecientos ochenta y uno os decía: «El destino ha puesto en mis manos la Bandera limpia e inmaculada de nuestra Tradición. Fiel a esta Bandera he de vivir en el cumplimiento de la alta misión de la que la Providencia me ha hecho depositario y con la firme promesa de que ningún interés o inclinación personal jamás me apartarán de esa entrega que a España y al Carlismo debo como representante y Abanderado de la Comunión Tradicionalista». Mucho ha sido lo acontecido desde entonces, y no con mi indiferencia, aunque en ocasiones me haya parecido más adecuado guardar silencio e intervenir por el consejo personal o por el consentimiento tácito.

Tras la defección de mi hermano Carlos Hugo, durante años he esperado con vosotros que mis sobrinos, sus hijos Don Carlos Javier y Don Jaime, enarbolasen la Bandera de la que yo he sido depositario tras la muerte de mi padre, nuestro llorado Rey Don Javier. No he perdido la esperanza. Pero esta situación de Regencia no puede ni debe perpetuarse. A ellos y a vosotros recuerdo los fundamentos de la Legitimidad española, tal como los definió mi tío abuelo el Rey don Alfonso Carlos en el Decreto en que instituyó la Regencia en la persona de mi padre:

«I. La Religión Católica, Apostólica Romana, con la unidad y consecuencias jurídicas con que fue amada y servida tradicionalmente en nuestros Reinos;

II. La constitución natural y orgánica de los estados y cuerpos de la sociedad tradicional;

III. La federación histórica de las distintas regiones y sus Fueros y libertades, integrante de la unidad de la Patria española.

IV. La auténtica Monarquía tradicional, legítima de origen y ejercicio;

V. Los principios y espíritu y, en cuanto sea prácticamente posible, el mismo estado de derecho y legislativo anterior al mal llamado derecho nuevo».

Para mejor servir estos principios y reorganizar eficazmente nuestra Causa, he decidido nombrar unaSecretaría Política que actuará bajo la dirección de don Rafael Gambra. Espero de los carlistas que, deponiendo toda diferencia, le presten la más leal colaboración.

Parece haberse adueñado de los españoles una indiferencia teñida a veces de falso optimismo que les impide ver la gravedad de los males que afligen actualmente a España. La entrega de la confesionalidad católica del Estado ha acelerado y agravado el proceso de secularización que le sirvió de excusa más que de fundamento, pues éste –y falso– no es otro que la ideología liberal y su secuencia desvinculadora. De ahí no han cesado de manar toda suerte de males, sin que se haya acertado a atajarlos en su fuente. La nueva “organización política” –que en puridad se acerca más a la ausencia de orden político, esto es, al desgobierno– combina letalmente capitalismo liberal, estatismo socialista e indiferentismo moral en un proceso que resume el signo de lo que se ha dado en llamar “globalización” y que viene acompañado de la disolución de las Patrias, en particular de la española, atenazada por los dos brazos del pseudo-regionalismo y el europeísmo, en una dialéctica falsa, pues lo propio de la Hispanidad fue siempre el “Fuero”, expresión de autonomía e instrumento de integración al tiempo, encarnación de la libertad cristiana, a través del vehículo de la denominada por ello con toda justicia monarquía federativa y misionera.

En Las Españas, la Hispanidad repartida por todos los continentes, que ha sido la más alta expresión de la Cristiandad en la historia, radica nuestra principal fuerza. A la reconstrucción de su constitución histórica y a la restauración de un gobierno según su modo de ser debemos dedicar todos nuestros empeños. Desde que una parte creciente de los españoles los olvidara, a partir de los días de la invasión napoleónica, sólo hemos tenido decadencia e inestabilidad. La actuación del Carlismo impidió que la decadencia se consumase en agotamiento, quizá fatal. Porque, aunque nuestros antecesores no llegaran a triunfar, su resistencia, aquel “gobernar desde fuera” que practicaron, impidió la muerte de nuestro ser. No puede ser otro el papel de nuestra Comunión, baluarte desde el que confiamos conservar los restos que –si Dios lo quiere– nos permitan el triunfo, el ciento por uno de nuestros desvelos, además de la vida eterna que es –por encima de todo– lo que deseamos alcanzar. Como escribió mi padre en su Manifiestode tres de abril de mil novecientos cincuenta y cuatro: «Aun con nuestra limitada visión humana, tenemos que entender que obedece a un plan providencial la conservación sorprendente de esta selección de hombres que a lo largo de un siglo ha mantenido la pureza de sus ideales frente a la persecución, la derrota y el hastío». De esta pureza de ideales, y no de la cesión a cualesquiera de las tentaciones de adaptación que por doquier nos acechan, ha de nacer la victoria que necesitamos. Que este siglo que comienza sea el de nuestras Españas.

En el exilio, a diez y siete de julio del año dos mil uno.

Sixto Enrique de Borbón



No hay comentarios:

Publicar un comentario