Loading...

miércoles, 2 de enero de 2008

LA SIGUIRIYA, CANTE CON MAYÚSCULAS



Por J.M. Rodríguez

http://aspa.mforos.com/670103/7060230-en-la-verea-del-cante/

La seguiriya o siguiriya, para el gusto de el que esto suscribe, es el rey de los cantes o estilos flamencos. En ninguno como en la siguiriya el intérprete pone todas sus cartas boca arriba. Ni siquiera (y esto es una apreciación mía) en los cantes grandes sin acompañamiento de guitarra como las diversas tonás. En el cante por siguiriyas salen a relucir todas las virtudes, y también todos los defectos, del cantaor flamenco. Es la palestra en la que se puede medir a la perfección el grado de conocimiento, de técnica, de capacidades vocales y también de “duende”, de pellizco, de un artista o aficionado. Su dificultad interpretativa es tal que quien cante bien por siguiriyas, de una u otra forma, es capaz de cantar bien cualquier estilo. La siguiriya es cante grande. Cante enorme, diría yo. Es cante que, bien interpretado, parece como salido de una caja fuerte instalada en lo más recóndito del alma, abierta su combinación sólo por el que la conoce, y transmite aquello que es imposible mostrar por otros medios. No es literatura, ni música, ni es una queja. Es literatura y música convertida en llanto, en grito y en lamento… todo al mismo tiempo. Manuel Machado la definió como “el quinto extracto de un poema dramático” y quizás se quedó corto. Manuel de Falla dijo de ella: "Declaramos que este cante andaluz es acaso el único europeo que conserva toda su pureza, tanto por su estructura como por su estilo, las más altas cualidades inherentes al canto primitivo de los pueblos orientales".

Y no se equivocó: conserva toda su pureza. La siguiriya no ha evolucionado en más de ciento cincuenta años. Escuchando las primeras grabaciones de este estilo (desde aquellas tres que la Serrana, hija del cantaor de Jerez Paco de la Luz, grabara en disco de pizarra con el estilo de su padre), vemos que, quitando las lógicas diferencias geográficas (Cádiz y los Puertos, Jerez y Triana), o de interpretación personal, se ha mantenido inalterada hasta nuestros días. Parece unánime la creencia de que su origen radica en las primitivas tonás. Según José Blas Vega, que sitúa su origen a finales del siglo XVIII y principios del XIX “dentro de ese período de formación en que la guitarra se acopló al cante”, y es también aceptado generalmente que primero se cantaban sin guitarra (como ejemplo, en el programa Rito y Geografía del Cante, del que ya hemos hablado, La Piriñaca interpreta siguiriyas a compás y sin guitarra). Comparte la siguiriya con las tonás varias características que a ojos del mencionado flamencólogo (y a otros importantes después de él, que se han hecho eco de sus estudios) la convierten en hija indubitada de este primitivo estilo de cante: los motivos de las letras, la métrica, en algunos casos casi clavada de unas a otras, la facilidad con que tonás y siguiriyas se intercalan, se alternan y se complementan al ser cantadas…

Si bien su origen etimológico resulta obvio que está en la palabra castellana “seguidilla”, no hay unanimidad en cuanto a que musicalmente provenga de la seguidilla popular castellana. Sí que tenemos pistas de que la métrica de la siguiriya pudo provenir de aquella, transformada por los cantaores con posterioridad. El profesor García Matos halló un antecedente en el número “las plañideras” de la ópera “La máscara afortunada”, de 1820, donde se interpreta “una seguidilla que por su versificación se confunde con un endecha”, y José Blas Vega incidió más en esta teoría, y en sus investigaciones llegó a encontrar esta estrofa original de Francisco de Yepes, que vivió entre 1530 y 1607:

“En este huerto

una flor hallé.

¡Oh bien de mi alma, oh bien de mi vida!

¿Si la cogeré?”


Compárese la estrofa con cualquier letra de siguiriyas para ver la similitud métrica de ambas. A modo de ejemplo:

“Por las angustias tan grandes

que he pasao yo,

cuando vi salir al pare de mi alma

en la conducción”

La siguiriya es un estilo que, salvo raras excepciones que se han dado, no se canta sujeta a ningún compás específico. Su ritmo es libre, y los tiempos vienen sólo marcados por la guitarra, que a su vez se acopla al ritmo del cante en cada momento, creando una simbiosis de una dificultad interpretativa de carácter superlativo. La guitarra introduce al cante con un toque largo, y tras este se desarrollan cada uno de los tercios, introducidos generalmente por un quejío, que sirve al cantaor para templarse y coger el tono. No existen reglas fijas para la interpretación de los tercios, y la misma siguiriya dicha por dos cantaores distintos puede variar, pero generalmente se suele repetir este esquema: el primer y el segundo tercio son redoblaos (es decir, se repiten), el tercero, más largo, culmina el cante para rematar con el cuarto, que es corto.

La diferencia de las melodías de los tercios siguiriyeros es la que define cada uno de los estilos de siguiriya que conocemos, aparte siempre de las similitudes estilísticas en la interpretación, que marcan la diferencia “de autor” (a este respecto, y como evidente ejemplo para legos, ver la interpretación de la siguiriya de Curro Mairena y comparar con la fuente de la que bebe, Manuel Torre, frente a otros ejemplos de cantaores que introduzco en los enlaces).

En cuanto a sus intérpretes, los mejores han sido por lo general los más grandes cantaores, a pesar del empeño que cualquier cantaor tiene en interpretar siguiriyas, sepa o no hacerlo, metiéndose muchos y muchas veces en camisas de once varas que son del todo punto innecesarias. Con la siguiriya no ha pasado como con otros estilos flamencos, como algunas de las tonás, que han quedado algo más relegadas, sino que su interpretación es generalizada entre los cantaores, muchas veces sin que se den las condiciones ambientales, ni el momento adecuado para interpretarlas. La siguiriya no es “el chiringuito” de Georgie Dann, y no se puede cantar en cualquier momento, pues se prostituye su sentido y además se pierde toda su intensidad. Pero no divaguemos. Como decía, los grandes cantaores flamencos han sido los grandes siguiriyeros: Desde aquellas viejas siguiriyas trianeras (las más arcaicas y las menos interpretadas, habiendo cobrado protagonismo principal las jerezanas y gaditanas) de Cagancho, el Colorao o el Lebrijano Viejo, hasta las de el Fillo y el Planeta (gaditanos ambos), pasando por las de Paco de la Luz, que todos debieron ser grandes siguiriyeros (pues no existían grabaciones), los grandes maestros nos han dejado la mejor interpretación de este estilo flamenco. De aquellos que he mencionado bebieron los grandes maestros a los que sí hemos escuchado, como el inigualable Don Antonio Chacón, o aquel torrente de personalidad y cante, la siguiriya con nombre y apellidos de Manuel Torre, una versión jerezana de la siguiriya nunca superada. Desde aquellos maestros, quizás nadie haya interpretado la siguiriya como lo ha hecho Fernando Terremoto, también jerezano, con un dramatismo, un pellizco y una emotividad propias de “lo jondo sin paliativos” a decir de Manuel Ríos Ruiz. En este recorrido no se pueden dejar atrás a grandes siguiriyeros tampoco como Antonio Mairena, Chocolate o Agujetas, aunque siempre le vayan a la zaga a los antes mencionados (y esto es opinión mía).

Lo dije al comenzar y lo repito: La siguiriya es, para mi gusto, el cante flamenco por excelencia. Es el dolor y el llanto encarnado, la quintaesencia del arte flamenco. El sonido negro que tira flechas directas al alma, sin necesidad de artificios.

Y como ya estoy hablando demasiado, voy a lo que importa y pongo aquí enlaces para escuchar siguiriyas. Las he subido a una página que se llama Megaupload, y otras son de youtube. Muchas menos de las que me gustaría poner, pero que a modo de ejemplo bastan. Si alguien quiere más, que se ponga en contacto conmigo y le grabo algo en un CD. 

Y ahora, a charlar y comentar, si Vds. quieren.


Abrazos.

Siguiriya de D. Antonio Chacón:



http://www.megaupload.com/?d=DYAGSTRM



Siguiriyas de Manuel Torre:



http://www.megaupload.com/?d=IP0DH60K



http://www.megaupload.com/?d=ZVCVNF25



http://www.megaupload.com/?d=CBDSKTI7




Manuel Vallejo:



http://www.megaupload.com/?d=WPHIKJLW



Terremoto por siguiriyas:



http://es.youtube.com/watch?v=LgQLayZxgtg



Antonio Mairena:



http://www.megaupload.com/?d=FL3MK5VA



http://www.megaupload.com/?d=40MEB8W6




Curro Mairena cantando siguiriyas de Manuel Torre
:



http://www.megaupload.com/?d=Z9C87JV8



Manuel Agujetas:



http://es.youtube.com/watch?v=8C53bl29aOg



Agujetas el viejo:



http://es.youtube.com/watch?v=qhJEdJDgJu0&feature=related



http://www.megaupload.com/?d=89O08T14




Chocolate:



http://es.youtube.com/watch?v=x-2-jR8OcvU


Camarón de la Isla:



http://es.youtube.com/watch?v=4dWvUtplxxE




José Mercé:



http://es.youtube.com/watch?v=JXcqRPnCuj4

de Fray Trabucaire

No hay comentarios:

Publicar un comentario