Loading...

domingo, 22 de mayo de 2011

Socialismo, pero con conservantes y colorantes

Los equipos de control de daños se han puesto en marcha de forma rápida y eficiente. Mis dudas sobre si el asunto este era un movimiento potable, o iba a resultar el toque a rebato de la izquierda para ir engrasando su maquinaria "social" de cara a una posible travesía en el desierto han quedado rapidamente solventadas. 

Lo que me ha aclarado las ideas ha sido leer y comparar lo que parece ser el manifiesto "fundacional" del asunto , y lo que parece ser su propuesta definitiva  (aprobada en asamblea ayer). El primero era muy asumible (aunque escasito) por cualquiera con un poco de sentido común. El segundo es socialismo (o social-democracia) puro y duro, con conservantes y colorantes (o sea, haciendo guiños a casi toda la izquierda pero sin pasarse y por lo civil, como muy "centrado"). Y digo a "casi" toda porque sospecho que el mismo se irá enriqueciendo con algunos ingredientes que todavía le hacen falta a este guiso (el rollo igualitarista brilla por su ausencia.... de momento). 

Acerca de todo esto me parece que los descubrimientos de la Yijad en Eurabia  son bastante interesantes.
Conclusión: Posiblemente el asunto nació con las intenciones más loables y finalmente ha sido secuestrado (o se han dejado secuestrar) por la izquierda de toda la vida. ¿Sorprendente?. No, en absoluto. Es lo que viene pasando desde 1789 con todo movimiento que se declara "apartidista" y que lo que quiere es que siga lo que hay pero atenuado.

Sobre el impacto que pueda tener esto en las elecciones de mañana, me parece que Museros da en el clavo  , pero también creo que solamente da en uno de los clavos. Me explico: hace no mucho tiempo tuve ocasión de conocer y charlar un rato largo con una antigua y muy famosa política socialista que ya no estaba activa. Me explicó que el terror máximo de los partidos mayoritarios no es ganar o perder unas elecciones, no, lo que más temen es la abstención masiva. Pero masiva de verdad.

A mi me parece que toda esta historia lo que va a hacer es reactivar el voto, tanto a la izquierda como a la derecha. De modo que la cosa se quedará en ná. Bueno, se quedará en una herramienta para que el voto socialista no se disperse demasiado ante las elecciones generales del año que viene, e incluso si son hábiles (y los sociatas lo son) utilizaran las reivindicaciones de esta plataforma para montar un programa de "renovación" con caras nuevas y esto y lo otro, y a lo mejor hasta consiguen salvarse de la quema en 2012.

Si tengo razón o no, mañana lo veremos.

Recomiendo en cualquier caso echarle un vistazo a este hilo del Foro Santo Tomás Moro  (particularmente las intervenciones de un forista llamado Juanquerie) donde tenéis un resumen de todo el jaleo.

En las bitácoras de Fernando , PCBCarp , Gonzalo , Ignacio  y Soldado Vikingo  podéis encontrar testimonios de primera mano sobre lo que han visto y oído.

Mañana por la tarde habrá edición especial de Virutas de Blogosfera con todas aquellas entradas que me han parecido interesantes sobre este particular.

Y por supuesto muchas gracias a todos los que me habéis mandado artículos y enlaces. Han sido muy útiles.

sábado, 21 de mayo de 2011

El Carlismo ante las próximas elecciones: Rechaza el sistema, no entres en su juego

Elecciones autonómicas: Abstención
Elecciones municipales: Abstención o voto a candidaturas independientes

El domingo 22 de mayo de 2011 se celebran elecciones municipales y también a la mayoría de las "comunidades autónomas" que desfiguran y suplantan a las regiones históricas de España. No se presentan candidaturas carlistas. Para los tradicionalistas, y en general para los españoles de bien, no resulta lícito dar el voto a ninguno de los partidos políticos y coaliciones de ámbito nacional. Tampoco a partidos o coaliciones de signo nacionalista regional.

En muy contados casos será posible dar el voto en las elecciones municipales a candidaturas independientes (siempre que lo sean verdaderamente, sin lazos con partido político alguno); para lo cual será necesario tener certeza de que se trate de candidatos de absoluta rectitud de principios e ideas, y examinar con cuidado sus programas.

El proceso electoral en curso --de por sí ilegítimo-- está, además, viciado por la normativa electoral vigente, ejemplo de totalitarismo, incongruencia y corrupción legalizada. Sea quien fuere quien afirme lo contrario, no existe obligación alguna de participar en el mismo: la abstención es no sólo una opción legítima, sino seguramente la más legítima de todas. En el caso de las próximas elecciones autonómicas, la abstención resulta obligada, sin excepción.

Mayo de 2011

Secretaría Política de S.A.R. Don Sixto Enrique de Borbón

En el Principado de Cataluña, a las candidaturas que se presentan en los distintos municipios bajo la etiqueta de Plataforma por Cataluña (PxC) debe aplicárseles el mismo criterio que a las candidaturas independientes en el resto de España. Esto es: hay municipios donde presentan candidatos dignos de recibir el voto, y municipios en los que no se les puede apoyar. Las personas con derecho a voto deberán examinar cuidadosamente dichas candidaturas.

MENSAJE AL PUEBLO CARLISTA DE S.M.C. DON CARLOS JAVIER II DE BORBÓN, REY DE LAS ESPAÑAS



"Fiel a mis antepasados, fiel a mi Augusto Padre, cumpliré con los deberes y sacrificios que me impone el ser hoy el abanderado dinástico del Carlismo, que la legitimidad de origen y de ejercicio, desde los tiempos de Carlos V, ha hecho recaer en mí.

Como mi padre, seré fiel a nuestras tradiciones, en primer lugar a nuestra tradición religiosa y, continuando su fidelidad innovadora, junto a los que deseen seguir este camino, dentro y fuera del vasto panorama del carlismo, elaborar entre todos un programa de futuro. No en balde se sacrificaron tantos carlistas, no en balde mi padre vivió y luchó hasta el final de su vida al servicio de estos ideales.

Los tiempos son hoy distintos, el panorama político y su problemática distintos. No por esto ha terminado nuestra misión: perseverar en el camino y en la lucha por la justicia y la libertad.

Una misión que se despliega frente a un mundo donde los países y hasta los continentes están interconectados. Por esto, nuestra mirada ha de abarcar a la vez nuestras Españas y este mundo interconectado que camina hacia una convergencia cada vez mayor. No pienso con este mensaje
exponer un plan de actuación. Este plan, este camino, lo iremos haciendo “al andar”.

Sí quiero subrayar que para nuestro presente inmediato la grave crisis moral, política y económica por la que atraviesa el mundo nos obliga a explorar más a fondo, con más rigor y exigencia nuestra propuesta de gestión desde la base de la sociedad, desde la base de nuestras Españas, para que la renta producida sirva al desarrollo progresivo de los ciudadanos, y no al enriquecimiento de determinados entes o individuos, o vaya a engrosar burbujas evanescentes que, al final, a todos arruinan.

Desde siempre, inspirados por el principio de subsidiaridad, le hemos dado una expresión más acorde con los tiempos modernos; se trata de resolver a cada nivel, local, regional, nacional y, hoy en día, supranacional, los problemas por los actores sociales y que estos se impliquen responsablemente y con capacidad inventiva en esta resolución, teniendo siempre a la vista el bien colectivo. Es lo que hemos llamado nuestra autogestión. Así podemos obviar la irresponsabilidad y también la polarización agresiva que conforma cada vez más el diálogo político cuando, al contrario, debería ser abierto y constructivo.

También nuestras raíces de cultura cristiana y humanista, donde han dejado huella otras espiritualidades, nos instan a luchar contra el terrible déficit ético que aqueja hoy en día una sociedad como la nuestra con larga tradición de sacrificios y altura moral. La adoración del becerro de oro no sólo envilece, también hace opaca la visión de un mundo donde la pobreza sigue haciendo estragos y no sólo la pobreza, también la falta de democracia y libertad y el olvido de los derechos humanos y de los derechos de los Pueblos, que van unidos, concretamente como lo revelan las revueltas de la ribera sur del Mediterráneo. Podemos ser eficazmente solidarios y debemos preocuparnos por ellos.

Creo que desde nuestra secular identidad, original, comprometida y con la legitimidad democrática que nos otorga nuestra decidida participación en la transición democrática y nuestra marcha hacia una España plural, podemos ser actores históricos de un cambio de sistema económico, político, administrativo, de gestión ecológica de la sociedad, siendo líderes de opinión en el campo público, intelectual y político, que es lo que se necesita hoy en día.

Tenemos por delante una cautivadora tarea, y por ello, fiel a mi compromiso histórico y llevado por el amor que tengo a las Españas, haciendo una llamada especial a la juventud, me comprometo al asumir la herencia dinástica del Carlismo y del Ducado de Parma, a entregarme a ello junto con mi esposa, mi hermano Jaime, mis hermanas Margarita y Carolina, y mis tías María Teresa, Cecilia y María de las Nieves."

Dado en París el ocho de abril del año dos mil once

domingo, 8 de mayo de 2011

Comunicado de la Comunión Tradicionalista Carlista ante las próximas elecciones

Muchos son los que, equivocadamente, nos piden consejo sobre qué partido hay que votar en estas elecciones. Decimos "equivocadamente", pues España no necesita de buena gente que vote a determinados partidos y luego se olvide de la acción política durante cuatro años.

Nosotros les conminamos a la acción política diaria. Ante el deseo por incidir en la vida pública a través de las elecciones, sólo podemos afirmar la licitud del voto para aquellos partidos de cuyos programas se desprendan los cuatro puntos no negociables expresados por el Papa Benedicto XVI en la Exhortación Apostólica Sacramentum Caritatis, al proponer: "el respeto y la defensa de la vida humana, desde su concepción hasta su fin natural, la familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, la libertad de educación de los hijos y la promoción del bien común en todas sus formas. Estos valores no son negociables". Pero hemos de advertir sobre muchos partidos institucionalizados que, en bocas de sus dirigentes, se demuestran filocristianos, pero que en el orden práctico siempre han obviado defender hasta sus últimas consecuencias estos puntos. Especialmente advertimos contra la hipocresía de los autoproclamados "democratacristianos", que apelan a los valores cristianos para conseguir votos y luego, escudándose en la prudencia u otras excusas, apoyan legislaciones anticristianas. Muchos son los partidos que se presentarán a las próximas elecciones.

Algunas propuestas incluso son atractivas, pues pretenden romper con el actual dominio partitocrático. Nosotros animamos a aquellos que deseen participar en estas elecciones, como un medio más de contribuir al necesario cambio político, a leer sus programas y confrontarlos con los cuatro principios no negociables. También creemos necesario advertir contra la "idolatría democrática", esto es de aquellos que piensan que votar es un deber de conciencia, aunque no haya alternativas válidas según su conciencia. Nosotros creemos que la acción política es posible más allá de la mera participación electoral. Por eso, nos vemos en la obligación de advertir que votar, como muchos así lo hacen, no exime de las responsabilidades políticas ni de nuestro deber para con el bien común. Recordamos que votar viene a ser como entregar una parte de la voluntad a una organización política, para que luego la administre según su voluntad. Por eso el acto de votar no puede ser fruto de una frivolidad, o necesidad psicológica, sino de una profunda reflexión. Y, en este sentido, proclamamos que también es válida la abstención como manifestación de la conciencia política. En una situación tan dramática como la española, es preciso, más que nunca, forjar sanamente la conciencia, no dejarse embaucar por cantos de sirena que suenan bien, pero que luego matan el espíritu. Si deseamos un verdadero cambio político, no lo conseguiremos en estas elecciones. El cambio político exige la configuración de una resistencia política frente a la presente situación. Y la resistencia política, a su vez, requiere de hombres y mujeres dispuestos a sobrellevar una lucha diaria en el orden personal, cultural y social. Si deseamos un cambio político, éste no vendrá meramente por depositar un voto en una urna. Si este gesto no viene acompañado de la formación, de la resistencia a las imposiciones culturales, las denuncias constantes a los abusos de poder, las acciones concretas en el día a día, de nada servirá.

Apelamos a Nuestra Señora la Virgen María para que nos guíe en estas horas aciagas.

Junta de Gobierno de la CTC